Gamificación: Mucho más que un juego

Actualizado: mar 25


Una estrategia de capacitación gamificada hace que las personas se conecten con el tema que requieren aprender y se comprometan, sobre todo si se asegura que el proceso de aprendizaje sea efectivo. Una estrategia de onboarding que recompensa la colaboración, la creatividad, la lealtad, o cualquier otra conducta será exitosa en la medida que esté alineada a los objetivos del negocio.


Sin embargo, un error común es dejarse llevar sólo por el diseño: una interfaz de mucho impacto con alta interactividad y funciones divertidas, donde el aspecto pedagógico queda abandonado a un segundo plano. Es sumamente importante enfocarse primero en los resultados de negocio, y después sí identificar las herramientas gamificadas más adecuadas que guíen a los colaboradores hacia los objetivos que se quieren alcanzar.

Existen algunos elementos que se deben considerar cuando se habla de Gamificación:


1. Retos contra el tiempo: Incluye esa música típica de los programas televisivos de concursos y provocarás emoción en los participantes, además de incentivar a los usuarios que mantienen la calma bajo la presión del tiempo. Para cargos donde la rapidez, precisión y capacidad de tomar decisiones son importantes, los retos con límite de tiempo pueden ayudar a los colaboradores a practicar estas habilidades en un ambiente seguro y divertido.


2. Puntaje: Los puntos son un excelente motivador. Puedes diseñar una capacitación gamificada donde los colaboradores compiten unos con otros, o contra sí mismos, buscando mejorar sus propias marcas. La idea es obtener puntos de manera individual o como parte de un equipo, dependiendo del comportamiento que se quiere reforzar. Incluso, se puede combinar con una estrategia presencial, donde se otorguen premios de alto impacto, reconociendo a los colaboradores más sobresalientes, de acuerdo su puntaje.


3. Tableros de clasificación: Estos tableros le dan a los colaboradores un incentivo para tomarse más en serio la capacitación. Su función principal es ayudarles a motivar su participación, mantener el interés y reforzar el mejoramiento continuo, por lo que deben incorporarse de forma adecuada para no desalentar la participación y entusiasmo.


4. Insignias: Las medallas o insignias pueden ayudar a crear sentimientos de pertenencia y reconocimiento, si son pensadas y diseñadas de forma adecuada. Crear insignias que sean atractivas y coleccionables, alineadas a momentos específicos de la capacitación y de acuerdo al progreso que los colaboradores van alcanzando, hace que los colaboradores les encuentren verdadero valor.


5. Niveles: Los niveles muestran el progreso del colaborador a través del curso y ayudan a los colaboradores a tener una sensación de logro. Sin embargo, es importante que las recompensas por cada nivel estén atadas a habilidades reales, de manera que cuando los colaboradores alcancen una habilidad específica, puedan entonces avanzar al siguiente nivel.


En conclusión:

La gamificación debe estar considerada en la estrategia e-Learning desde el inicio, de este modo no se volverá un distractor, sino que será parte integral del proceso de aprendizaje. El usar herramientas gamificadas para construir y recompensar el alcance de los objetivos de negocio, así como para reconocer e incentivar las competencias corporativas es una excelente manera de promover una cultura organizacional más abierta y colaborativa, además de generar espacios de trabajo más divertidos y con un alto nivel de compromiso.


#gamificación #aprendizaje #capacitación #haciendoeco



Basado en el artículo original: http://bit.ly/2ALQhYX

Foto de Garrett Morrow para Pexels


43 vistas
 

Formulario de suscripción

  • Facebook
  • LinkedIn
  • Instagram
  • Pinterest

©2020 por ECO Latinoamérica. Creada con Wix.com

Icons made by Freepik from Flaticon